Higiene íntima

La zona genital es muy sensible y por eso debemos cuidarla con más delicadeza que otras zonas. Sin embargo, en muchas ocasiones ocurre justamente lo contrario y es una de las partes a la que menos atención dedicamos.

El objetivo de la limpieza, además de mantener la higiene, es prevenir la proliferación de gérmenes que pudieran llegar a dar lugar a molestias o a una patología (irritaciones, cistitis, vaginosis, etc.), pero sin eliminar la microbiota local (conjunto de microorganismos que viven de manera habitual en la zona y que no resultan perjudiciales si no beneficiosos) que nos ayuda a protegernos de las infecciones.

Para la higiene diaria de la zona vaginal debes utilizar un producto específico. No uses el mismo gel o jabón que utilizas para el resto del cuerpo.

Los jabones íntimos deben asegurar una correcta higiene sin irritar, resecar, ni alterar el pH normal de esta zona. Utilizándolos, te aseguras mantener la protección natural frente a las infecciones

Es muy importante que realices la higiene siempre de adelante hacia atrás. En el caso contrario, es muy probable que arrastres bacterias u otros microorganismos desde la zona anal hasta la vulvar. De esta forma, aumenta el riesgo de infecciones.

Higiene íntima 

Mostrando 1 - 41 de 41
Mostrando 1 - 41 de 41