Antiacidos

La acidez es una sensación dolorosa que se presenta en el esófago. El dolor suele originarse en el pecho y puede irradiarse hacia el cuello o la garganta. También se denomina pirosis. Casi todo el mundo experimenta de manera ocasional la acidez o pirosis, pero si aparece de manera frecuente y progresiva, se considera que se tiene la enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE).

Los antiácidos ayudan a tratar la acidez gástrica (indigestión). Funcionan neutralizando el ácido gástrico que causa dicha acidez.

Los antiácidos son un buen tratamiento para la acidez gástrica que sucede de vez en cuando. Tome los antiácidos aproximadamente 1 hora después de comer o cuando tenga acidez gástrica. Si está tomándolos porque los síntomas se presentan en la noche, NO los ingiera con alimento.

En general, los efectos secundarios más frecuentes son: estreñimiento, diarrea o efecto laxante, sed y calambres en el estómago. Muchos de estos medicamentos se presentan como pastillas masticables que deben ser mascadas antes de tragarlas para que actúen con mayor rapidez.

Los antiácidos no deben administrarse a niños menores de 6 años y hay que consultar al médico o farmacéutico antes de automedicarse con ellos en caso de embarazo, lactancia, dietas pobres en sal o mientras se esté consumiendo otros fármacos.

Antiacidos 

Mostrando 1 - 16 de 16
Mostrando 1 - 16 de 16