Labiales

La piel de los labios es la más fina y delicada del rostro. Sus características anatómicas hacen que su capacidad de defensa se vea muy limitada, por lo que requiere una atención adicional frente a las continuas agresiones ambientales a las que se halla expuesta: viento, temperatura, radiación solar, sequedad, etc., incluso frente a la dieta o a ciertas enfermedades.

De forma natural, la hidratación labial se realiza por aporte mecánico de la saliva con la lengua, pero su evaporación se produce con extrema rapidez, especialmente cuando el aporte natural de lípidos no es suficiente, lo que da lugar a labios secos, que son más proclives a la aparición de grietas, fisuras y, consecuentemente, a procesos que cursen con inflamación y/o infección.

Por todo ello, independientemente del sexo y de la edad del individuo, debe recurrirse al empleo de protectores labiales, en cualquiera de sus distintas formas. Éstos regeneran la piel de los labios, suavizan asperezas, alivian la sequedad y la descamación, además de ofrecer protección adecuada frente a las radiaciones solares altamente lesivas para el área labial.

Agentes hidratantes, reepitelizantes, emolientes, antirradicalares y filtros solares son algunos de los tipos de ingredientes que suelen incluirse a una base de excipientes formada por sustancias lipídicas muy afines a la mucosa labial con el objetivo de reconstruir y mantener la función barrera. Por consiguiente, la capacidad para formar una película adherente, cubriente, uniforme, continua y resistente que proteja los labios de las radiaciones solares y de las inclemencias medioambientales será la misión principal de cualquier protector labial.

Labiales 

Mostrando 1 - 24 de 24
Mostrando 1 - 24 de 24