Laxante, Enemas, Supositorios

El estreñimiento es un síntoma, más que una enfermedad. Este término se utiliza para designar tanto la escasa frecuencia de defecación como la dificultad para expulsar las heces.

La frecuencia de hacer caca considerada normal oscila entre tres deposiciones diarias como máximo y tres defecaciones semanales como mínimo. Pero este criterio no basta para establecer el diagnóstico de estreñimiento. En la actualidad, para establecer si una persona tiene estreñimiento se tienen en cuenta diversos criterios: si es necesario hacer un esfuerzo excesivo, las heces son duras o caprinas, no se logra una sensación de evacuación completa, la frecuencia de hacer cacaes inferior a tres veces semanales.

La causa más frecuente de estreñimiento son los factores dietéticos, especialmente la falta de fibra en la dieta. Otras veces, el estreñimiento está relacionado con diferentes enfermedades que padece la persona y es un síntoma frecuente en pacientes con diabetes y enfermedades del tiroides, entre otras patologías.

También pueden producir estreñimiento algunos medicamentos que se utilizan para tratar el dolor, la depresión y algunas enfermedades del corazón.

Los laxantes siguen siendo el recurso más utilizado para tratar el estreñimiento. Hay de diversos tipos: agentes formadores de volumen (mucílagos), laxantes osmóticos, laxantes de contacto, agentes emolientes, preparados de uso rectal... El profesional sanitario determinará cuándo son necesarios y cuál es el más adecuado para cada caso.

Laxante, Enemas, Supositorios 

Mostrando 1 - 5 de 5
Mostrando 1 - 5 de 5